«Este fue el elemento fundamental de la casa de Frasquita Alba a través del que Federico García Lorca escuchó lo que luego plasmó en el último drama antes de ser asesinado y que nunca pudo ver representado»

ENLACE A LA NOTICIA